La ley y la máscara

verdad2

Es sabido que tras  de algunos actos humanos se esconden propósitos inconfesables. También detrás de algunas leyes. Voy a exponer una ley que, a mi modo de ver, Hace el papel de  máscara engañosa con la  que tapar las intenciones con las que ha sido redactada. Se trata de la reciente modificación a la llamada Ley de Memoria Histórica, que aparecía con piel de cordero para ser utilizada, realmente, con la furia de un lobo.

La modificación que digo, pretende prohibir y penalizar cualquier manifestación que enaltezca de cualquier modo el franquismo o que simplemente nombre sus logros. Ahora bien, el franquismo no fue una ideología a la haya que temer (algunas ideologías son perniciosas en sí y se debe luchar contra ellas), sino un sistema político. De hecho, similar en muchos aspectos  al sistema que –según reiteradas declaraciones de Pablo Iglesias—Podemos pretende imponer en este país (control de los medios de comunicación, nacionalización de una parte importante de la banca, exhaustiva reglamentación de la vida ciudadana, un modelo parlamentario parecido al impuesto dictatoríamente en Venezuela –similar  en su composición y funciones al que tenían las Cortes españolas en tiempos de Franco).

Pero la pertinencia de la ley es dudosa, pues:

  • El franquismo desapareció hace 43 años, y la Guerra Civil concluyó hace casi ochenta , aunque, a lo que parece, se pretende persistir en ella.
  • No existe señal alguna de que el franquismo tenga aceptación alguna en la sociedad actual, es decir, su vuelta resulta imposible.
  • La Modificación contiene aspectos tan deleznables, totalitarios y represivos como la creación de una “Comisión de la Verdad”, tan parecida en nombre y cometido al Ministerio de la Verdad que describió Orwell en su obra 1984. Una comisión que dictaminará con supuesta verdad qué ocurrió en nuestra Guerra Civil, qué ocurrió en la Segunda República, y qué maldades cometió el franquismo (porque el contenido de la ley ya dictamina que en dicho periodo no hubo ningún hecho de relevante beneficio para el país y que haya que ensalzar).
  • En sus acciones preliminares ya ha hecho hincapié en el show de desenterrar los restos de Franco, como si el espectáculo de traer a primera plana al dictador fuera de su mayor interés.

 

Varios son los propósitos secretos que se ocultan tras de la citada ley, varias intenciones guarda la izquierda (PSOE y Podemos), a las que obedece su aparición. A mi modo de ver, algunas de ellas son las que siguen:

  • Exponer de forma maniquea una historia del siglo XX en la que unos actuaron como verdaderos ángeles y otros como verdaderos demonios.
  • Echar un tupido velo sobre los desmanes que cometió el Frente Popular antes y durante la Guerra Civil. (Se abrillanta la maldad del franquismo –a quien perversamente se sigue identificando con la “derecha”—para que las maldades del socialismo queden ocultas bajo la sombra)
  • Hacer creer que el socialismo combatió con uñas y dientes al franquismo, cuando lo cierto es que estuvo desaparecido y sólo el Partido Comunista trabajó desde la clandestinidad contra el régimen.
  • Dar la idea de que se trata de un acto de justicia con la intención de que cale en las masas más resentidas como un acto de satisfactoria venganza.
  • Esconder que los padres o abuelos de muchísimos dirigentes socialistas, desde la Transición hasta nuestros días, fueron destacados líderes falangistas.
  • Conseguir que se fijen en la mente de la juventud una historia falsa y maniquea, y una imagen de buenos y malos que complazca a la izquierda y demonice a la derecha.
  • Y, sobre todo, crear enfrentamiento y tensión social, pues la izquierda española, desde Felipe González, a falta de programas e ideas, difunde odio y el rencor en la población, pues sabe que le resulta muy rentable electoralmente. Muy bien lo expresó el ínclito Zapatero: “Hay que crear tensión en la calle, que nos beneficia”.

Tales son las perversas intenciones que, a mi modo de ver, oculta la citada ley. No hay en ella una mirada hacia el futuro; no contiene ánimo alguno de concordia; todo es un mirar hacia el pasado con el propósito de enfrentar a los ciudadanos, unos contra otros, con la furia de una ideología totalitaria. Poco les importa a los impulsores de tal ley ese enfrentamiento, ni que España amenace derrumbe, ni les importa el malestar social que crean. Lo único que parece importarles es la rentabilidad electoral.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s