De la OMS y otros dislates

El siglo XXI tiene una andadura corta pero que ya infausta y de mal agüero. La califico como de corrosión de los grandes valores. Lo que es aún más grave: aquello que metafóricamente señalábamos como sagrado, adornado de virtudes, merecedor de reverencias, está siendo derruido a pasos agigantados. Las nociones de libertad, democracia, héroe, excelencia…, están siendo socavados por las incursiones de los nuevos bárbaros, situados hasta el día de ayer más allá del limen de la marginalidad. En Chile o en USA, en combate contra la civilización, ya han mostrado su poder destructor; en Venezuela ya dominan, en España están a punto de lograrlo.

También las instituciones se han ido corrompiendo hasta dejar de ser lo que se pretendía que fueran. El escándalo protagonizado por los altos cargos de Oxfam en Haití tras el terremoto que asoló el país en 2010 es un buen ejemplo de ello:  habían montado una especie de serrallo para sus fiestas sexuales mientras a su alrededor la población moría de hambre. La misma ONU no se ha quedado atrás en lo que a indignidad se refiere con su gran circo mediático de la Cumbre del Cambio Climático, con la niña Greta Thunberg en plan monstruo cirquense o en plan Juana de Arco con visiones celestiales, al tiempo que el derroche de dinero (a la cumbre madrileña acudieron 40.000 invitados) se convertía en gigantesco despilfarro. O la incluso mayor indignidad que protagonizaron las Naciones Unidas al alentar con propaganda a su cargo a las mujeres alemanas para que usaran la hijab al estilo islámico  https://youtu.be/I7al2ixd5hw Esa misma ONU empapada de funcionarios inútiles provenientes de los sobrantes de los partidos políticos de cada país, pero que disfrutan de sueldos estratosféricos, esa ONU, digo, está infestando, más que sanando, las relaciones internacionales. El año pasado sin ir más lejos se nombró a la Venezuela bolivariana miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. El martes pasado han sido nombradas Cuba, China y Rusia. ¿Qué derechos humanos se defenderán?

Pero me quiero referir más extensamente a otra institución, la OMS, la Organización Mundial de la Salud. En primer lugar, el presidente de la OMS, Tedros Adhanom, exfuncionario del régimen comunista de Etiopía y marxista declarado. Es conocido que su presidencia se la debe a China. Entre otras lindezas de este señor, nombró al sanguinario dictador africano Robert Mugabe embajador de buena voluntad de la ONU en el mundo.

En fin, en Enero desoyó la advertencia de Taiwán de que en China había una pandemia que podía extenderse a todo el mundo. No fue hasta el diez de Marzo que la OMS declaró la pandemia, cuando ya estaba desatada en China, Italia, España y una buena parte de Asia.

La investigación en Wuhan no pasó de ser un tímido intento de justificar que hacía algo  y no tuvo ningún resultado, pues no fue permitida la investigación por el gobierno, pero no por ello la OMS le hizo recriminación alguna.

Pero donde la OMS ha pecado no solo de ineficiencia sino de criminal obcecación en su ignorancia e inacción ha sido con la falta de información científicamente constatada de cómo actuaba el virus. Su glorioso comienzo fue el no darse por enterado de que la pandemia ya estaba desatada, y a ese comienzo siguió el titubeo y la tardanza acerca de recomendar el uso de mascarillas; pero lo más grave de su actuación vino después. Una información tan elemental para combatir los contagios como la de saber cuánto vive el virus en diferentes superficies y a diferentes temperaturas fue publicada por la revista científica inglesa a comienzos de abril y el día diez de ese mes el doctor Gaona la ofreció al público de habla hispana  https://youtu.be/yMMFg5-R9UE en un video de su programa La reunión secreta, pero la OMS no se hizo eco de ella hasta casi un mes después y el gobierno español todavía no sabe en qué consiste. Poco después el virólogo italiano Andrea Crisante contradice el tratamiento que la OMS recomienda y asegura que ha sido la causa del alto número de muertos.

De igual modo, a finales de abril el doctor Gaona publicó en su canal de Youtube un estudio de científicos norteamericanos que demostraba que el virus se expandía en sobre los aerosoles hasta una distancia de diez metros;  sin embargo, la OMS ha seguido obcecada con la idea de que el único modo de transmisión del virus era por “pequeñas gotitas” que no llegaban más allá de metro y medio de distancia.

El 5 de junio en el canal del doctor Gaona se habló de los datos de un experimento norteamericano acerca de la incidencia de la radiación solar sobre el virus. La OMS lo ignoró. https://www.youtube.com/watch?v=fkHUlGw8lXY  En este video del mismo canal nombrado https://www.youtube.com/watch?v=o5w87SkwABk&feature=youtu.be se pone énfasis en el peligro de los sitios cerrados. La OMS siguió ignorando dicha información.  En el mes de septiembre el doctor Gaona entrevistó al científico José Luis Jiménez, que trabaja en la Universidad de Colorado, quien aseguró que el 75% de los contagios se producía por aerosoles. La OMS ha seguido obstinada con teoría de la “pequeña gotita” hasta bien entrado el mes de octubre, cuando 240 científicos de todo el mundo y más de mil médicos arremetieron contra la OMS en una carta abierta que pedía que revisasen sus recomendaciones. https://elpais.com/ciencia/2020-10-08/cerrar-parques-y-abrir-bares-es-un-desastre-la-gran-mayoria-de-los-contagios-es-en-interiores.html

Si a esa ineptitud y negligencia de la OMS le sumamos el esperpéntico manejo de la pandemia que ha hecho el gobierno de España, ¿alguien se puede extrañar que hayamos alcanzado la mayor tasa de contagios del mundo, la mayor tasa de muertos del mundo, que la caída de nuestro PIB sea el mayor del mundo?, eso sí, teniendo en cuenta que hemos sufrido las mayores restricciones de movilidad del mundo.

Así que, uno se pregunta, ¿para qué queremos ese despilfarro de burócratas desbarajustadamente bien pagados que es la OMS, si un simple canal de Youtube, La reunión secreta, ha dado informaciones mucho más fidedignas, sus pronósticos han sido mucho más acertados, su conocimiento sobre el virus y sus formas de transmisión han sido mucho más veraces y avanzados que los de la OMS?.

DICHOS, UTOPÍAS, IDEOLOGÍAS Y CONTROL

orwell1
George Orwell
Para controlar a un pueblo hay que conocer su miedo, y es evidente que el primer miedo de cada individuo es estar en peligro mortal. Una vez que el ser humano se hace esclavo de su miedo es fácil hacerle creer que el papá Estado estará listo para ayudar a salvarlo.
Ortega y Gassett
“Don Salvador es un tonto en cinco idiomas”, que dijo Ortega y Gasset de Madariaga.
Intelectuales
Dice Barrows Dhunham, que “Con frecuencia los intelectuales son paniaguados del poder; por eso puede suceder que la intelectualidad se fundamente en encontrar excusas valiosas para el servilismo.

ideologia1
Ideologías y sentimientos
Para los líderes de la izquierda la ideología es un vehículo de su ambición. Pablo Iglesias no sería comunista si no pensara que cuando arribe el comunismo él será el jefe. Para el resto de la tropa de adeptos, el comunismo es el vehículo de su odio y deseo de venganza. Por eso la abrazan.
Minoría violenta y revolución
En la Revolución francesa, como después en todas las revoluciones, una minoría violenta impone sus tesis y su poder a la gran mayoría silenciosa y pusilánime.

mesías
El peligro de los salvadores del mundo
Algunos dicen sacrificarse por la humanidad. Se consideran salvadores del mundo o de una parte de él. Conocemos a los revolucionarios de toda época, sobre todo los comunistas, que decían sacrificarse por el comunismo, que era la felicidad de las gentes, pero en realidad sacrificaban a todo el mundo para poder conseguir sus propios propósitos. En realidad, una idea se apodera de ellos y esa idea viene a ser en casi todos los casos un vehículo para alcanzar ellos el poder. Sus conciencias están controladas por la ideología  y la ambición de poder.
Sometimiento a la colectividad
¿Cuándo y en qué condiciones el egoísmo humano se convierte en sumisión al grupo?, es decir, ¿por qué las reses de un rebaño ideológico renuncian a las prerrogativas del yo?
¿Por qué todos los líderes comunistas llevan a la miseria al país antes de tomar el poder?
Porque el comunismo chapotea excelentemente en las ciénagas de la miseria, de ahí que pretenda convertir las charcas de agua clara y saludable en cenagosos pantanales.
La ONU y el Nuevo Dios
La ONU ha levantado un nuevo dios con una santísima trinidad: aquél es el Igualitarismo; estos son: el animalismo y medioambientalismo y la ideología de género.
Prensa y morbo
La expectación fervorosa de los primeros cristianos en espera del Apocalipsis, explica el porqué del éxito de la prensa amarilla.

socialismo
Atrayente utopía
Nos dice Antonio Escohotado que lo real es complejo pero toda fantasía (utopía, sueño) es simple, por eso, supongo, la abrazan los memos.
¿Por qué en los regímenes socialistas se empobrecen sin remedio?
Adam Smith nos dio la respuesta: “Sería absurdo imaginar que los seres humanos rinden más cuando trabajan para otros que cuando lo hacen por su cuenta”
La fuerza en el revolucionario
El odio contra el enemigo y la crueldad del destruir son las grandes pasiones y fuerzas del revolucionario; mucho mayores que la razón, que el sentimiento de injusticia e incluso que el ansia de poder de sus líderes.

nazismo y comunismo
Identidad del comunismo y del nazismo
La estructura del esqueleto es la misma en ambos y es la misma su espina dorsal: el individuo no es nada y el Estado lo es todo; el Estado se personifica en el líder; la libertad del individuo queda suprimida; la democracia queda abolida; todo se hace en nombre del “pueblo”; el aparato represivo evita la disidencia… De hecho, las semejanzas van mucho más allá, pues tanto el nazismo como el fascismo nacieron del socialismo, las SS imitaron el sistema de checas de la URSS, y Hitler fue el mejor alumno de Stalin. Su única diferencia es que en el nazismo se levanta la bandera de la Patria alemana, mientras que el comunismo pretende el poder universal. Así que nazismo y comunismo son hermanos siameses que, poseyendo la misma espina dorsal, miran hacia lados distintos.

Tipos de controles a los que paulatinamente nos someterán más y más
• Ideológico: los medios, la educación, la corrección política
• Visual: las cámaras en las ciudades, los satélites etc
• Posicional: el gps de los móviles
• Auditivo: mediante los móviles, los sistemas de escucha y comunicación
• Institucional: de los grupos, las instituciones
• Judicial: control del sistema judicial
• Control de la policía, del ejército, de la guardia civil
• Control del Tribunal Constitucional
• Control del sistema de Representación Democrática
Leo en “Disidentia”:
La política es un juego en el que unas personas, organizadas, utilizan al Estado para transferir renta y riqueza de unos grupos sociales a ellos, y a otros grupos que les sirven de apoyo. Es el latrocinio revestido de progreso y justicia.

Historia de España. Fake News y Leyenda Negra

leyenda negra

En cualquier país de Europa se honra a los héroes del pasado con estatuas y monumentos y en algunos lugares con magníficos santuarios donde se les conmemora y se les rinde homenaje por su obra. En España, haciendo bueno el dicho con el que nos popularizamos turísticamente, “Spain is different”, no se les contempla con buenos ojos. (Al menos por una parte de la población, empeñada en destruir valores y en ejecutar revanchas; pero esto es otra historia, volvamos al meollo del asunto)

El caso es que la atrabiliaria fama que achacan a nuestro carácter y a nuestra historia los europeos es asumida por una buena parte de nosotros, los españoles. No hay nada que conmemorar—decimos—y sí mucho de lo que abominar y arrepentirse. (Lo cual es extraordinariamente nocivo para el orgullo patrio, y psicológicamente genera un poso de resentimiento, vergüenza  y malestar; pero ésta es otra historia, volvamos al meollo del asunto).

La mala fama de España germinó en la conciencia de ingleses y holandeses cuando éramos cabeza de un gran imperio y adalides del catolicismo. Temían tanto el poder español que lanzaron a los cuatro vientos la Leyenda Negra de España, que dibujaba el territorio ibérico subyugado por la Santa Inquisición, esparció el escándalo de un supuesto genocidio de nativos americanos, y, por último, lo completaron con un tono burlesco para referirse a una supuesta derrota inmensa de la Armada Invencible a manos de los ingleses. Vendieron tan bien esta mala fama que hasta los españoles nos la creímos.

Pero una vez revisada la historia, se ha demostrado que la única mala fama que nos corresponde es la de no haber sabido vendernos bien, contrariamente a lo bien que se venden siempre ingleses y franceses. Porque la Leyenda Negra con que nos tildan no contiene otra cosa que Fake News o Bulos.

En primer lugar, las actuaciones de la Inquisición española están documentadas y sus condenas apenas superaron las 3.000 durante varios siglos, presentando el tribunal mayores garantías que los tribunales ordinarios. En cambio, la Inquisición alemana quemó 50.000 supuestas brujas en unos pocos años. (Las posesiones de las brujas pasaban a manos del obispo). ¡Qué decir de Francia, donde la institución nació!  La herejía albigense fue pasada a cuchillo: 15.000 muertos; la Noche de San Bartolomé (24 de agosto de 1572) fueron ajusticiados en París 3.000 hugonotes; a lo cual hay que añadir otros 4.000 contabilizados en distintas épocas y varias matanzas y expulsiones de judíos. Henry Kamen, en La Inquisición Española: Mito e Historia, nos ofrece más datos de la acción inquisitoria: Suiza: 10.000 ajusticiados; Escandinavia: 5.000. ¿Inglaterra?: sangrientos pogromos contra los judíos después de la Peste Negra; persecuciones contra los católicos con gran número de muertes, no contabilizadas; persecución contra los puritanos posteriormente…

genocidio1

El segundo gran bulo: el genocidio de indios en América. De esto ya he escrito con suficiente amplitud en la entrada Simplismo Ideológico II, (viruela) así como en la entrada anterior a ésta. Baste añadir que los indios[1] estaban exentos de la acción de la Inquisición; que Jerónimo, el héroe indio contra las matanzas que llevaban a cabo los norteamericanos hablaba español; que la Florida española era un refugio para los esclavos que huían de os británicos; y, por último, las palabras de Erasmus Dawin, abuelo de Charles Darwin, acerca de la acción de la corona española en América:

«En mis viajes por el inabarcable imperio español he quedado admirado de como los españoles tratan a los indios, como a semejantes, incluso formando familias mestizas y creando para ellas hospitales y universidades, he conocido alcaldes y obispos indígenas y hasta militares, lo que redunda en la paz social, bienestar y felicidad general que ya quisiéramos para nosotros en los territorios que con tanto esfuerzo, les vamos arrebatando. Parece que las nieblas londinenses nos nublan el corazón y el entendimiento, mientras que la claridad de la soleada España le hace ver y oír mejor a Dios. Sus señorías deberían considerar la política de despoblación y exterminio ya que a todas luces la fe y la inteligencia española están construyendo, no como nosotros un imperio de muerte, sino una sociedad civilizada que finalmente que finalmente terminará por imponerse como por mandato divino. España es la sabia Grecia, la imperial Roma, Inglaterra el corsario turco.»

El tercer gran Bulo: la derrota de la Armada Invencible y el triunfo de la Contra-armada inglesa.

La supuesta derrota de la Gran Armada española (1588), a la que los ingleses siempre se refieren burlonamente como la Armada Invencible, supone el culmen de los logros de Isabel I de Inglaterra. La victoria naval de Inglaterra convirtió en iconos a Sir Francis Drake y sobre todo a la misma Isabel I, la Reina Virgen. Pero la historiadora Lucy Worsley, en un documental de la BBC titulado Royal History’s Biggest Fibs ofrece otra versión muy distinta. Según esto, la historiografía británica en este asunto es un auténtico fake news, y que el auténtico fracaso no fue el de la Gran Armada española sino el de la Contra Armada enviada por Isabel I en 1589 contra España.

Las dos primeras mayores pérdidas de la Armada se las produjo ella misma. Una colisión dentro de la flota española permitió a Francis Drake capturar una de las naves dañadas, El Rosario. Eso hizo que prodigaran las baladas populares británicas, que se hiciesen cuadros conmemorativos, que se inventasen anécdotas del poder inglés, que se organizase una gran procesión por Londres, conocida como el desfile de la victoria, y que quedase en la imaginería popular el gran triunfo inglés sobre la poderosa España.

La realidad fue otra: Por un lado, que la Armada tuvo que emprender su regreso a España a causa de los temporales y que 22 barcos se hundieron en tormentas a lo largo de la costa de Escocia y de Irlanda. No fue ni la reina ni sus naves las que suministraron el golpe decisivo a la Armada Española, fue el tiempo. Por otro lado, que la reina no tenía dinero para pagar a los marineros de su armada y que a finales de 1588 más de la mitad de ellos habían muerto de enfermedades y hambre.

Pero siguió otro bulo mayor que el de la Armada Invencible, el de la Contra Armada. En 1589, Sir Francis Drake lanzó un ataque contra España. Sus órdenes eran que destruyera todo lo que quedaba de la flota española, que invadiera Portugal, que entonces pertenecía a España, y que pusiera a un rey portugués en el trono. Y esta sí que fue un absoluto fracaso[2].  Más de 20.000 hombres, más de las cuatro quintas partes de la expedición, perdieron la vida en la empresa. Lo cual se ocultó o tapó mediante el engrandecimiento de una supuesta victoria sobre la Gran Armada española que no tuvo lugar.

En fin, se ha de concluir que los ingleses han sabido crear un orgullo nacional a costa de bulos y tapando las realidades adversas, mientras que los españoles aprendimos muy pronto a lanzar piedras contra nuestro propio tejado, y en eso seguimos.

 

 

 

 

 

 

[1] Javier Esparza: La guerra de los virus

También sobre esto hay estudios incontestables. Desde muy pronto se pensó en la viruela; se cree que la introdujo en América un esclavo negro de Pánfilo de Narvaéz, hacia 1520, y se sabe que hizo estragos en Tenochtitlán. Cuando Pizarro llegó al Perú, encontró que la población estaba diezmada por la viruela mucho antes de que ningún español hubiera asomado por allí la nariz: el virus había viajado por selvas y cordilleras a través de los animales. Estudios posteriores, como el del doctor Francisco Guerra, señalan sobre todo a la gripe porcina, la llamada “influenza suina”, como causante de la mortandad indígena a principios del XVI. El hecho es que los indígenas americanos, que habían vivido siempre aislados del resto del mundo, recibieron de repente y en muy pocos años el impacto combinado de todos los agentes patógenos difundidos por los buques europeos, sus cargamentos, sus animales, sus pasajeros. Un investigador de la Universidad de Nueva York, Dean Snow, precisa que la gran mortandad no tuvo lugar en el siglo XVI, sino después, cuando empezaron a llegar niños, es decir: tosferina, escarlatina, paperas, sarampión; fue letal. Del mismo modo que los primeros establecimientos españoles en América fueron diezmado por las fiebres, así también los indios, en gigantescas proporciones, fueron diezmados por los virus. Virus que sus cuerpos desconocían y que no pudieron resistir. ¿Recordamos algún caso más reciente? Entre los años 1918 y 1919, la llamada “gripe española” causó la muerte de más de treinta millones de personas en todo el mundo. Lo de América no fue inusual.

Los estudios de los últimos treinta años son prácticamente unánimes: hubo ciertamente altas cifras de mortandad entre las poblaciones amerindias, pero las cifras se reparten por igual entre los indios aliados de los españoles y entre sus enemigos, y aún más, las cifras de mortandad entre los propios españoles son, proporcionalmente, más elevadas aún que las de los nativos. Es decir que la mortandad es cierta, pero no el genocidio.

Hoy ningún investigador serio discute que la causa principal de la mortandad entre nativos y entre españoles fueron los virus: los indígenas cayeron a mansalva bajo el efecto de enfermedades que los españoles llevaron consigo y que en aquel mundo eran desconocidas, mientras que los españoles quedaban aniquilados por enfermedades tropicales –malaria, dengue, leishmaniasis, tripanosomiasis, etc.- que no sabían cómo tratar. Ya hemos citado el caso del Perú: cuando llega Pizarro, la población del imperio inca lleva varios años soportando los efectos de una dura epidemia de viruela mucho antes de que ningún español hubiera asomado por allí el morrión. Otro dato: cuando Hernando de Soto se encuentra con la misteriosa Dama de Cofitachequi, en la actual Carolina del Sur, lo que halla a su alrededor es un poblado convertido en necrópolis por el efecto de las enfermedades. La llegada a las Indias de los primeros niños europeos, con su carga de varicelas, sarampiones, paperas y demás, fue más letal que cualquier ejército. Mientras tanto, las expediciones de Bobadilla, Ovando y Pedrarias, por ejemplo, contabilizaban hasta un 50 por ciento de bajas mortales apenas dos meses después de haber desembarcado, los de Pizarro caían fulminados por infecciones, etc. Los avances de la Medicina en el último medio siglo han permitido explicar numerosos episodios de este género. Es asombroso que aún hoy tantos historiadores sigan renuentes a introducir el factor médico en sus narraciones de la conquista.

De manera que hubo, sí, una mortalidad mayúscula de indios en América, pero no fue un genocidio. Un genocidio requiere que haya voluntad de exterminio. Eso no pasó en la América española. Pasará después en la América anglosajona, que sí ejecutó proyectos de exterminio deliberado de la población indígena. Esa misma América anglosajona que ahora maldice a Colón y los españoles.

 

[2] El año pasado el historiador Luis Gorrochategui –autor del libro Contra Armada. La mayor catástrofe naval de la historia de Inglaterra, publicado por el Ministerio de Defensa y en inglés por Bloomsbury– defendió en el primer congreso internacional La Armada Española de 1588 y la Contra Armada Inglesa de 1589que la reina de Inglaterra había perdido su particular guerra contra Felipe II. Afirmó que toda la versión oficial inglesa era completamente falsa. De proa a popa. Y que, además, se ocultaba que la Contra Armada británica fue un desastre absoluto con miles de muertos en mar y tierra. La BBC, a raíz de esa polémica, encargó el reportaje que forma parte de una miniserie de tres capítulos sobre falsedades históricas. Su conclusión es que el relato oficial de lo ocurrido con la Armada Invencible fue “un poderoso legado que fue manipulado por monarcas, artistas y políticos [británicos] durante siglos”.

 

La Revolución ha llegado

revolucion 2

Que a nadie se lleve a engaño: la revolución socialista ya ha llegado a España; ya ha empezado a llamar a las instituciones del Estado, no con aldaba, sino a cañonazos. Cuando Pedro Sánchez dice que legislará contra la mentira, lo que pretende es imponer un control político sobre los medios de comunicación, que conllevará el cierre o la penalización de aquellos que expresen una ideología distinta a la suya socialista. Cuando la ministra Celaa dice que los hijos no son de sus padres, lo que nos está mostrando es el propósito de que el Estado asuma el control y la educación en exclusiva de los hijos. Cuando el presidente del gobierno dice que hay que desjudicializar la política, lo que está diciendo es que el poder judicial  debe someterse al poder político del Estado. O dicho más claramente, que se acabó la separación de poderes. Cuando Pedro Sánchez rehúsa entrevistarse con el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y el ministro José Luis Ábalos se reúne en secreto en el aeropuerto de Barajas con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, lo que nos están diciendo es que este gobierno apoya al dictador venezolano Maduro. Cuando este gobierno se dirige a crear una Comisión de la Verdad con la misión de penalizar a todo el que discrepe públicamente de la versión oficial sobre la Memoria Histórica de los últimos cien años, lo que nos está diciendo es que las libertades y los derechos individuales se han acabado.

El nuevo gobierno emplea el neolenguaje que describe Orwell en su novela 1984. La inversión de la verdad, la lógica contra la lógica, el Ministerio de la Verdad para atajar todas las desviaciones. La mentira como arma revolucionaria, según la expresión de Lenin. Los principios de propaganda del nazi Joseph Goebbels: Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad”.

Las condiciones para imponer un sistema totalitario resultan inmejorables:

  1. Siguiendo el principio rector del comunista Gramsci, la imposición de la hegemonía cultural de la ideología social-comunista ya se ha logrado: las instituciones, los medios de comunicación, la Universidad, las redes, ya están mayoritariamente en poder de esta izquierda.
  2. Existe un malestar generalizado por la corrupción política existente.
  3. Hay una extensa red clientelar, de estómagos agradecidos, que medran a costa de su apoyo ciego a los dictados de este nuevo gobierno (observatorios de ideología de género, actores, profesores y funcionarios metidos a dedo, ONGs de distinto pelaje, etc.)
  4. Una Comunidad Europea débil, sin norte, dominada por un funcionariado indolente y muy bien pagado.
  5. Una juventud a la que han hecho creer que tienen derecho a todo sin aportar nada, y que sabiamente han radicalizado.
  6. Unos líderes revolucionarios capaces y que utilizan todas las armas revolucionarias a su alcance. Pablo Iglesias se guía por un programa de engaño muy bien trazado; Pedro Sánchez utiliza la mentira como arma. De los dos se podría decir: no se les conoce una sola verdad. Como todos los líderes revolucionarios del siglo XX, dicen luchar por liberar a los necesitados pero ninguno de los dos ha trabajado jamás ni ha cotizado a la Seguridad Social.
  7. A ninguno de los dos les importa lo más mínimo recortar libertades, llevar a la miseria a la población o emplear cualquier medio, por indigno que sea, para alcanzar el poder total.
  8. Unas huestes feministas y comunistas amamantadas en el odio que son la fuerza de choque (en la calle, en las redes…) para acallar toda oposición en contra y para imponer sus criterios contra jueces, fiscales etc.

Así que a nadie se lleve a engaño, la revolución ya está aquí, y tiene intención de quedarse, imponiendo un sistema socialista totalitario. El ministro Ábalos, ha sido tajante y elocuente al respecto: “Algunos están en la política de paso, yo no, yo he venido para quedarme. A mí nadie me echa”. En su neolenguaje, en el que se identifica con la revolución, sus palabras quieren decir que el Socialismo ha llegado para quedarse, para instaurar el paraíso; y si para eso hay que mentir por costumbre, si para eso hay que saltarse la ley y la Constitución al estilo del chavismo venezolano, si para eso hay que hacer fraude electoral, acabar con la independencia judicial y con el legislativo, se acaba. Contra viento y marea la revolución socialista ha llegado para quedarse e instaurar su dictadura.

Ante esta tesitura, lo primordial en cuanto a la opción política que debería plantearse cada individuo no es la de si ser de izquierdas o de derechas, sino si prefiere vivir al amparo de un sistema democrático o de uno totalitario. En todo caso, téngase en cuenta, esta es una revolución que nace de la abundancia y la desorientación, y que puede dirigirse hacia la miseria y el absolutismo. Pero lo propio del ser humano es la locura.

revolucion1

ACTUALIDADES

WHATSAPP

_No tengo televisión, no leo los periódicos y me informo de la actualidad noticiera de cuando en cuando, así que no estoy muy al día de lo que ocurre en el mundo. Por eso esta mañana, a las siete, recién despierto, mi amigo Carlos, que tiene la extraña costumbre de pasear el perro a esas horas, me ha enviado un rosario de WhatsApps con carácter de urgencia –pues aparecieron de seguido—, y en ellos me ha detallado la actualidad que corre de boca en boca. Los he respondido uno a uno en la medida en que he podido.

“Oye, me decía en el primero, que el odio, la incultura, el resentimiento, las ansias de destrucción y el fascismo comunista han formado en España gobierno.”

_¿Estás seguro?, le respondo yo, ignorante. No será para tanto, añado. No me contesta.

El segundo Whats… es más explícito:

“Te auguro lo que será esta legislatura: desbaratar el ejército; apoderarse de la judicatura; extender una gran red clientelar regalando subvenciones; legislar para que sus tres puntas de lanza, el cambio climático, la ideología de género y el ataque al fantasma del franquismo, provoquen graves heridas en la libertad de expresión de ciudadanos y medios. También llegarán a un compincheo con el nacionalismo separatista,  de mucho “diálogo” y pocos acuerdos pero que calmará el ambiente hasta las elecciones siguientes.”

_Yo quedo patidifuso por la extrañeza que me causan tales augurios. A esas horas, aún medio dormido, no encontré nada sustancial que decir. No contesto.

“El golpe de muerte a la democracia lo pretenden dar en la legislatura siguiente, dice el tercer Whats…”. “Amañarán las elecciones, como siempre hizo el socialismo (acuérdate de Cuba, de Rusia, de Bolivia, de Venezuela…), y entonces caerá la banca, los medios de comunicación…; y la libertad de expresión estará expresamente prohibida”

_Hala, exagerado, replico, tenemos a Europa para parar eso; y no creo que en el siglo XXI puedan hacer un asalto semejante al Estado, al estilo de la Revolución Bolchevique o del chavismo venezolano.

_Me contesta a este What… sin pérdida de tiempo:

“¿Europa?, ¿cómo eres tan ingenuo?, Europa es una ficción económica de funcionarios extraordinariamente bien pagados. No es nada más que eso. Detrás no hay sentimiento, comunidad, lengua, identidad…Es un tinglado que beneficia a unas decenas de miles de enriquecidos burócratas que chupan del caramelo y cuya única preocupación es tener las posaderas calientes, y un lugar de negocios para las grandes fortunas. Nada más.”

_Lo cierto es que tales “lindezas” me desconciertan, ¿se ha vuelto loco mi amigo?, pienso. Pero no puedo pensar mucho porque enseguida me lanza otra andanada de metralla prosiguiendo con el mismo asunto:

“¿Has visto que Europa o la ONU ejerzan alguna presión que no sea un mero empaque al régimen chavista de Venezuela que ha provocado cinco millones de exiliados y cientos de miles de muertos por inanición o enfermedades fácilmente curables?”

_La verdad es que no, le contesto tímidamente; y sin ninguna respuesta que merezca la pena darle, paso a leer el Whats…siguiente.

“Fíjate en las acciones de esa camada cuando gobiernan. Pongamos por caso los premios nacionales que han concedido este año pasado los rabiosos muchachos de la izquierda encargados de repartir los galardones: el Premio de Narrativa, a una ácrata que considera literatura colocar un insulto tras otro en las páginas de un libro. El Nacional de Poesía, a una independentista gallega. De Ensayo, a un historiador gallego que parece odiar con todas sus fuerzas a España. De Dramaturgia, a un pertinente defensor de la LGTBI. El de Las Letras, a un vasco nacionalista y de izquierdas.  ¿Crees aún que la revolución comunista no está ya en marcha, en acelerada marcha?”

_¡Ostras!, me documento y… todo lo expuesto es cierto, ¿qué puedo alegar?, nada. Me lanzo al último Whats… que me ha enviado de corrido con cierto recelo…, todo se ha de decir.

“Mira, dice mi amigo, en la toma del poder, para eternizarse en él, utilizarán la misma estrategia que empleó Lenin y Fidel Castro y Mussolini y Chávez y Maduro y Hitler. Pucherazos electorales y garrote y prohibiciones y los gulags si se tercian.”

_A estas alturas de whatsappeo ya no sé quién me produce más miedo, si mi amigo o el gobierno que se ha formado. Solo me atrevo a decir…, los jóvenes, ¿consentirán en perder su libertad?  Y me responde como el rayo:

“¡Los jóvenes…! Una subvención por aquí, un sueldete gratuito por allá, botellón los viernes y sábados, un poco de cambio climático semanal, otro poco de guerra civil, otro tanto de ideología de género los martes y jueves, el ataque contra Franco los miércoles y otros engaños más o menos indecorosos, y los jóvenes ya están dispuestos a tomar las calles en nombre del comunismo.”

_Lo cierto es que no me atrevo a contradecirle en nada ni tengo argumentos para hacerlo; tan solo inquiero, ¿Ves algún posible arreglo?, y me responde:

PEDRO Y PABLO 3

“La única esperanza que nos asiste es que son dos machos alfa los que forman gobierno, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias… Si se matasen a dentelladas entre ellos…”

_Me despido sin palabras. Pero antes leo un informe que me envía Google del año 2019. Los viajes que hice en avión, en tren, en coche, a pie. Las ciudades que visité –y fotos de ellas—, los bares en que bebí, los supermercados donde compré, los aeropuertos, estaciones ferroviarias, carreteras, pueblos, montañas, casas…, en donde estuve…¿Tengo que confesar que esta actualización informativa casi me lleva a la depresión? Así que retorno a mi caverna para superar el mal trago mañanero. Buen día.

GOOGLE