Pensar con las tripas

excusas1

Como dijo el viejo torero Rafael “El Gallo” cuando supo que el oficio de Ortega y Gasset era el de pensador: tiene que haber gente para todo (en realidad dijo ‘tié kaver gente pató’), hay gente que piensa con el cerebro y hay gente que piensa con las tripas. Voy a poner ejemplos de ello.

En anteriores Entradas de este Blog he hablado de la fuerte tendencia que mostramos a justificar nuestras acciones, aunque si la misma acción la cometiera otro individuo nos parecería horrenda. A justificarnos a nosotros mismos y a justificarnos delante de los demás. El ansia por aparecer sin culpa ante el ojo ajeno hace que validemos cualquier excusa e incluso que el argumento que empleamos para ello lo consideremos lógico. Nos la llegamos a creer, llegamos a tomar cualquier excusa como infalible verdad.

excusas2

Existe el pensamiento individual y el pensamiento grupal. Éste consiste en un esquema conceptual formado por ciertas creencias sobre el mundo y por ciertos juicios acerca de la realidad, que se repiten en las conciencias de todos los miembros del grupo de referencia. Ahora bien, cuando dichas creencias y juicios acerca de un asunto son idénticos en todos los miembros del grupo, cuando cobran su imperio en  todos ellos e impiden la posibilidad de que emerjan juicios distintos a los que manifiesta el grupo, con toda propiedad podemos hablar de reses bípedas en vez de individuos, y de rebaño en vez de grupo.

excusas3

Un rebaño es una asociación de ganado que un pastor dirige a su antojo mediante su gayata y mediante ciertas voces y silbidos. Así ocurre con un rebaño de ovejas y con un rebaño de hombres. El rebaño, como un todo, también busca la justificación de sus actos y el justificarse a los ojos de los demás, y también le resulta lícita y lógica cualquier excusa o cualquier juicio que emplee para esa justificación.

La res bípeda cree en la excusa como si ésta poseyera una lógica contundente, como di derivara de los principios más básicos del intelecto. Sin embargo, vista desde fuera del rebaño, un somero y desapasionado examen basta generalmente para percibir su fealdad, su carencia de lógica, su falta de razones, o, mejor dicho, no posee otras razones que las de la pasión, y esas razones no vienen de la conciencia sino del intestino, tal como si se hubieran fraguado en él.

Hoy presento tres excusas –que aparecen como juicios—del tipo señalado, tres excusas que son harto populares, que se emplean profusamente como acendrada verdad. Uno de estos juicios –extraordinariamente extendido en estos tiempos de crisis—asevera que el igualitarismo, el comunismo, es la esencia de la equidad y de lo puro y bueno, siendo el único suelo posible para la paz social y la felicidad humana.

Cuando una res tiene una creencia asentada es difícil que razón alguna en contra le haga mella. Actúa como una coraza colocada en la conciencia de cada miembro del rebaño que impide que allí se asienten nuevas ideas y juicios distintos a los que el pastor dictamina. De nada valen contra esa coraza las razones de la experiencia comunista en los países donde este sistema se implantó. De nada vale que todas esas experiencias condujeran a dictaduras despiadadas y a la miseria generalizada. De nada valen tampoco la experiencia de tantas sectas igualitaristas que destruyeron como personas a los individuos que las integraban, o que acabaron en suicidios colectivos. Ni valen las razones que aporta el filósofo Karl Popper (el filósofo más importante del siglo XX junto con Bertrand Russell) en La sociedad abierta y sus enemigos, de que el igualitarismo conduce irremediablemente al totalitarismo.

excusas4

Las excusas justificativas que forman la coraza o escudo en la conciencia de las reses de este rebaño (y que tratan de justificar el juicio acerca de la bondad del comunismo) son:

  1. En esos países no se instauró el verdadero comunismo porque sus dirigentes lo pervirtieron desde buen comienzo.
  2. USA es el verdadero culpable del fracaso de los sistemas comunistas, debido a que torpedeó esos procesos.
  3. Karl Popper era un facha (fin de la discusión)

Así que, según esas excusas, China, Rusia, todos los países del Este de Europa, Camboya, Laos, Cuba, Corea del Norte, se hundieron en la miseria y el totalitarismo debido a sus malos gobernantes. Nada tuvo que ver en ello la implantación del comunismo. Esta es la lógica de las tripas. Y, claro, EEUU es culpable de todo cuanto de malo ocurre en el mundo, es el chivo expiatorio que elimina nuestras responsabilidades. Y, claro, Karl Popper, un hombre exquisitamente culto, un amante de la verdad y la libertad por encima de todo, un hombre apenas comprometido en movimientos políticos, era un facha, ¡por qué dudarlo! Éstas son las razones del intestino.

excusas5

Pero existe en la actualidad un ejemplo aún más elocuente de excusa justificativa. Verán, por lo escuchado recientemente en varias tertulias televisivas (sería muy injusto denominarlos debates), los responsables de la deriva nacionalista catalana no son el Sr. Maragall (que implantó la semilla más fructífera del independentismo al inventarse la necesidad de un nuevo Estatuto Autonómico que nadie demandaba, por mero interés personal) ni es el antiguo presidente del gobierno de España, el señor Zapatero (que con su falta de previsión e inteligencia apoyó ese proceso y abrió la caja de los truenos) ni es tampoco el muy corrupto Honorable señor Pujol (que sustentó su poder y su latrocinio a través de la denigración constante de España, a quien hacía responsable de todos los males enraizados en Cataluña) ni siquiera culpan a Ezquerra Republicana (que odia todo cuanto recuerde a España) ni al señor Mas (que ha impulsado contra viento y marea el proceso independentista para ocultar sus miserias y corrupciones). No. Según estos adalides de las razones del intestino, los verdaderos culpables de la deriva nacionalista catalana son el Partido Popular y Ciudadanos, “por protestar contra el proceso y poner el grito en el cielo por ello” (sic) No sé si ustedes se habrán percatado del esplendor de la magnífica lógica empleada: no es responsable de una acción el valedor de ella ni el que la instigó ni el que la ejecutó, sino el que protesta de que dicha acción se lleve a cabo. No es el culpable el asesino, sino la víctima.

excusas6

Pero la palma de las excusas y de pensar con los intestinos se la lleva la que trata de exculpar al radicalismo islámico de toda su barbarie asesina. La excusa es ésta: Si ellos atentan ahora en Europa, los cristianos lo hicieron primero mediante las cruzadas. Excusa que se complementa con esta otra cuando se emiten juicios contra el fanatismo musulmán: Si ahora ellos son fanáticos, también los cristianos lo eran. Como se aprecia, la lógica de las frases es la siguiente: los musulmanes de ahora tienen derecho a la venganza por lo que hicieron los cristianos hace 900 años (es decir,  se trata de justificar la revancha de Oriente contra Occidente, las personas no importan ni el tiempo transcurrido tampoco); y si los cristianos eran fanáticos hace 900 años, los musulmanes tienen el mismo derecho a serlo ahora. El absurdo lógica o la lógica del absurdo.

En una conferencia escuché al señor Savater la siguiente pregunta –que él hacía a sus alumnos del curso de filosofía: un hombre sale del trabajo hacia su casa pero por no dar un rodeo se interna en un bosque donde es atracado y apaleado. ¿Quién es el culpable?

excusas8

Una buena cantidad de alumnos echó la culpa a la infancia penosa del atracador, causa de que se hiciese delincuente.  (Ni que decir tiene que estos alumnos eran freudianos). Otra cantidad aún mayor culpó del atraco al Sistema, que posibilitaba las desigualdades e impulsaba a delinquir. (Naturalmente estos alumnos eran anticapitalistas). Dos o tres alumnos echaron la culpa a la víctima por adentrarse en el bosque. (Estos, claro, eran de moralidad laxa). Pero nadie, ¡¡¡Nadie!!!, culpó al atracador. ¡Tomar el rábano por las hojas!

El mundo se ha vuelto tan disparatado, ha desaparecido el sentido común de forma tan radical, que tal vez debamos buscar la cordura en la selva.

4 comentarios en “Pensar con las tripas

  1. Después de leer todas tus atinadas reflexiones, y coincidir con ellas, solo me queda una duda epistémica de tomo y lomo que paso a plantearte: ¿Cómo es posible que a pesar de tanto descerebramiento colectivo, puedas coger un autobús que te lleve a tu destino, ir al corte inglés y comprar un árbol de navidad y conseguir que te lo lleven a casa para antes de Nochebuena, y realizar un sin fin de otros experimentos exitosos que demuestran, contra todo pronostico, que vivimos en un mundo hipercomplejo en el que se cumplen la mayor parte de las conjeturas y predicciones?

    Y todo ello sustentado en una multitud de cerebros desquiciados y desprovistos de toda sombra de sentido común. ¡Asombroso!

    A veces, llevado por la fascinación que me provoca este hecho insólito, incurro en la tentación de imaginar que, después de todo, existe un demiurgo que se encarga (como suponía, equivocadamente Newton) de “retocar” cada cierto tiempo la trayectoria de los átomos para evitar que se desbarate, con mayor frecuencia de la habitual, todo este increíble embrollo que se mantiene milagrosamente ordenado, inmune a la entropía universal e incumpliendo permanentemente cualquier previsión razonable.

    Saludos y Felices Navidades.

    Me gusta

    • Seguramente te habrás encontrado repetidamente (tal como me ha pasado a mí) con esas excusas que expongo. También a mí me aparece la idea de tal demiurgo que va arreglando nuestros disparates, pero ya sabes que a veces deviene todo en catástrofe, que a veces, de la noche a la mañana, a lo largo de la historia, una civilización desaparece, o Venezuela se hunde en la miseria o la llegada de Perón a Argentina produce tal cataclismo económico que esa nación lleva 70 años sin levantar la cabeza a la altura que le corresponde, o bien todos los miembros de una secta acaban suicidándose. Es decir, el demiurgo se cansa a veces de tanto gilipollas suelto y dice: arreglaos como podáis.

      Felices fiestas y un caluroso saludo

      Me gusta

  2. .
    Pasé varios días lejos de la ciudad, sin PC, y sin querer dejé de leer. Es decir con más tiempo, voy a llegar hasta tí.
    Como estamos viviendo desde hace tres gobiernos, el segundo nefasto, una transformación imposible de explicar. Que estamos pensando con las tripas, evidente!
    Te dejo con atrevimiento, un trozo de un escrito mío más extenso del 2010, cuando no estaba tan sola…imagínate como me siento ahora
    .
    ” Lástima por nosotros, que formamos la familia, la que llega al barrio, la que forma el pueblo, la que trasciende la zona, la que se compenetra con el departamento, la que junta los diecinueve y forma la Nación..

    Creo,que para ser feliz, en esta sociedad de la mediocridad, debemos sentirnos ajenos a los problemas de los otros, algo locos en nuestros razonamientos y metas, y ser completamente impermeables, ser de hule ante la opinión ajena. No puedo ser así; con ese razonamiento de filosofía de bar que practican muchos. Lo que sucede es que veo que están logrando la transformación de la juventud..Lo están logrando. Cuando nada ni lo más aberrante, nos cause asombro, la metamorfosis será realizada.

    No estaré para verla, pero lamento el resultado. No soy pesimista, pero la realidad cotidiana, abre las pupilas y se puede ver sin necesidad de operación de cataratas, es decir sin necesidad de consultar a ” los cubanos ” La chabacanería, unida al desparpajo,” al todo vale ” y el que no sabe copia, y el que copia gana, y el que gana triunfa, y el que triunfa de cualquier manera es un ” Rey”.

    La mayoría empuja, el resto aguanta. Ya no es bueno, ser limpio, estudioso, honrado, fiel. Lo que antes era mérito, hoy es pesado. Tenemos razonamiento de adolescente, en edad adulta, y somos adultos adolescentes, hasta ser viejos. Perdimos no sé cuando ni donde el don de identificación, y lo llevamos a las marcas. Somos más que nunca gregarios, y el cantito. “A donde va Vicente.? Al ruido de la gente “, se ha hecho realidad. Somos orquesta, algunos directores, y el resto estamos para la farándula carnavalera. Somos los Pepinos del carnaval más largo del mundo…..”

    Te deseo lo mejor, me acompañan tus letras y
    brindo contigo desde mi lejana tierra.
    Te estoy abrazando.

    Me gusta

    • Claro, coincidimos, sintonizamos; la edad, las ideas, los valores, los conocimientos, nos unen contra la marabunta que tiene el cerebro en los intestinos y que, llenos de resentimiento, intentan destruir todo a su antojo, como un niño pequeño que se aburre, sin saber qué construir después.
      Gracias por tu escritura. Un fuerte abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s