Amenazas. Peligros. Secuelas

images

  • La crisis mundial causada por la aparición del Coronavirus y su rápida propagación, está mostrando que el mundo se ha transformado en una inmensa tela de araña en la que todos estamos atrapados.
  • Se anuncia que la amenaza de pandemia será recurrente, que tras unos meses de relajación volverá otra vez con fuerza. El informe del Imperial College dice que serán 18 meses muy duros, hasta que se consiga que una vacuna sea operativa.
  • Indudablemente el mundo se empobrecerá y la ingeniería de masas, las fuerzas tendentes a una gobernanza mundial, y el igualitarismo social se verán incrementados. El Estado de Sitio que ahora padecemos en Italia y España son un buen ensayo y un buen reclamo para poner en marcha políticas de control mundial, para establecer un nuevo Orden Mundial como el que se jalea desde la ONU.
  • Se da por descontado que, siguiendo la tendencia previa, la economía y el liderazgo chinos saldrán reforzados. Probablemente Norteamérica se mantendrá, pero nadie duda de que Europa saldrá debilitada. Algún país colapsará, y España tiene muchos boletos en esa rifa.
  • En Italia ya se ha establecido el protocolo de no atender a los mayores de 80 años con la batería de recursos existente en los hospitales. En España está al llegar.
  • El mayor infortunio que puede sufrir un país en estos momentos de crisis, es tener un gobierno de incapaces. A las numerosas negligencias e irresponsabilidades que el tal gobierno ha cometido desde que el virus hizo acto de presencia, hoy mismo (19 de marzo) nos enteramos que el gobierno de Madrid –de signo político distinto al del gobierno de España—reclama con urgencia las muchas toneladas de material sanitario que llevan dos días retenidas en las aduanas. Si la causa de tal retención tuviese una intención política sería causa para enjuiciar a todo el gobierno del Estado.
  • Los hechos revelan que estamos expuestos a contingencias tan tenebrosas como que cualquier loco que tenga acceso a la biotecnología puntera puede acabar con medio mundo en un acto de locura; o que en un cónclave de mandatarios o multimillonarios mundiales se acuerde aniquilar a una parte significativa de la población mundial.
  • Que el virus sea tan voraz y que su mortal diana se dirija a las personas mayores; que haya brotado así, de forma tan repentina y agresiva, sin leves manifestaciones previas; da voz a teorías conspiratorias de toda índole. Esperemos que no tengan realidad.
  • Para controlar a un pueblo hay que conocer su miedo, y es evidente que el primer miedo de cada individuo es estar en peligro mortal. Una vez que el ser humano se hace esclavo de su miedo es fácil hacerle creer que el papá Estado estará listo para ayudar a salvarlo.

    George Orwell

Fases de la revolución socialista

Dice Bertrand Russell en La conquista de la felicidad que «Hay personas que al sentirse desdeñadas se vengan desatando revoluciones en el mundo o mojando su pluma en hiel … Muchas veces tales personas se engañan a sí mismas creyendo que están arrasando para construir de nuevo, pero cuando se les pregunta qué construirán más tarde hablan vagamente y sin entusiasmo, después de haber hablado de la destrucción con precisión y calor. Esto es aplicable a no pocos revolucionarios, militaristas y otros apóstoles de la violencia. Actúan siempre sin darse cuenta de ello, movidos por el odio: la destrucción de lo que odian es su propósito verdadero, y sienten una relativa indiferencia por lo que ha de suceder después.»

Movidos por el odio y teniendo en el horizonte imaginativo la idealizada sociedad que fabrica su deseo, los revolucionarios se lanzan al asalto del poder sin preguntarse qué hacer después de vencer. Una ilusión construida irracionalmente les hace creer que después de derribar las instituciones y poderes que estorban, estos se reconstruirán solos en la forma que dictan los propios deseos, pero la realidad del día después desbarata inmediatamente la ilusión construida y se tienen que echar mano de fórmulas totalitarias para seguir manteniendo el poder. Tal es el gran drama de las revoluciones.

De manera general, las revoluciones socialistas han ido alcanzando hitos similares y han desembocado en la misma tragedia, una tiranía personal o de partido. Tomo de ejemplos a las revoluciones en Cuba, Rusia, China, Camboya e incluso la pretendida revolución de Podemos en España. Los hitos o fases por las que discurren son las que siguen:

Fase prelimiar:
Existencia de condiciones de opresión, corrupción o miseria muy elevadas .

Fase 1
El resentimiento acumulado por los jóvenes contra la situación política y social, origina grupos y movimientos contestatarios que suelen actuar de forma asamblearia en la clandestinidad .

Fase 2
Debido a la dinámica del movimiento asambleario, las ideas más extremistas y los individuos más capaces se imponen como líderes .

Fase 3
El programa de acción que establecen es el de dinamitar la organización político-económica y social existente, con la exaltación del Socialismo y de los valores del Igualitarismo, así como el desprecio a la “democracia burguesa” .

Fase 4
Mediante acciones generalmente violentas, se intenta la toma del poder.

Fase 5
Las primeras medidas tras del triunfo revolucionario suelen consistir en expropiaciones forzosas, controles del mercado, y repartos de bienes para satisfacer las ansias igualitaristas de los seguidores.

Fase 6
Amenazados, muchos empresarios, emprendedores, el capital internacional y los individuos más cualificados, salen del país.

Fase 7
La economía del país enseguida se resiente. Parte de la población se opone al nuevo orden que se quiere imponer. Se suceden las revueltas contra el nuevo gobierno, y en muchos casos se llega a la guerra civil.

Fase 8
Para poder sofocar mejor los descontentos y la desilusión de la población, el gobierno revolucionario se hace con el control de todos los poderes. El régimen enseña su cariz totalitario.

Fase 9
Se agudiza la ruina económica por la salida de capitales y de recursos humanos señalados en la fase 6. Se empieza a disipar la buena acogida de la revolución en amplios sectores de la población.

Fase 10
Con el fin de mantener la revolución a toda costa y a cualquier precio, comienza un proceso de adoctrinamiento extremo, y se impone una dictadura que en algunos casos resulta hereditaria .